11 Nov

Alimentos, nutrientes y compuestos bioactivos ¿Qué es lo realmente importante?

Actualmente, mucha información llega a nosotros, bien sea por algunos conocidos, profesionales de la salud e internet, sobre dietas sanas y saludables que nos ayudan a cuidar nuestra salud, a alimentarnos según las necesidades particulares de nuestro cuerpo o incluso a “cumplir nuestras metas personales”. Pero, ¿Cuál es el objetivo de fondo en cada una de estas aseveraciones? Bueno, aunque mucha de esta información lo que pretende es hacer publicidad o marketing, hay también un ideal de educar a las personas sobre una forma de alimentación más sana; que promueve el consumo de alimentos naturales, evitando el exceso de alimentos ricos en grasas o azúcares y creando conciencia sobre la prevención de enfermedades desde una dieta más saludable y balanceada.

Aun así, todavía nos encontramos con ciertas dificultades a la hora de decidir qué comer que resulte saludable para nuestro cuerpo. Y es justamente por el creciente aumento del mercado de los alimentos y la cada vez más diversa oferta de productos haciendo difícil la cuestión a la hora de decidir.

Es así como para hacer frente a la ola de publicidad y mercadeo que nos rodea, que debemos entender ciertos conceptos que nos ayuden en la tarea de elegir los alimentos adecuados.

Lo primero es entender que es un alimento. Alimento es todo producto natural o elaborado que puede ser ingerido y digerido, apto y agradable al consumo y constituido por una mezcla de nutrientes. Los nutrientes son sustancias químicas contenidas en los alimentos que se necesitan para el funcionamiento normal del organismo y se dividen en seis grupos básicos: proteínas, carbohidratos, grasas, minerales, vitaminas y agua. Sin embargo, cuándo vamos al supermercado lo que encontramos en los estantes son alimentos y no nutrientes; y la tendencia suele ser elegir las compras de acuerdo a la mejor relación precio/cantidad del producto, centrando así la elección en “mejores” alimentos, más que en elegir una mejor composición de nutrientes que sean adecuados para una dieta equilibrada, pues son precisamente los nutrientes más que los alimentos en donde se debe centrar nuestra atención.

Y es aquí dónde nace al cambio en el paradigma actual de nutrición, pues anteriormente el enfoque nutricional estaba englobado en controlar la cantidad de calorías a consumir y esto era establecido básicamente según el contenido de azúcares y grasas en los alimentos. Esta perspectiva conducía a las personas a extremos a la hora de controlar las calorías ingeridas, hasta el punto que dejaban de consumir alimentos saludables, como las frutas, por sus contenidos de azúcares. Este enfoque causa una obsesión, a veces casi patológica, de contabilizar las calorías, azúcares y grasas de lo que se ingiere; y no es que tener precaución con las calorías que se consumen esté mal, pero si centrar nuestra alimentación en un número que represente el alimento más que poner la relevancia en los compuestos que estos contienen, tanto nutrientes c